Productos de belleza al mejor precio

El Té: ¡Un hábito saludable muy sencillo de incorporar!

32 0

Cuidarse es una carrera de fondo, no valen prisas ni atajos. Se trata de añadir hábitos saludables a nuestra vida. Y el té es un hábito muy sencillo de incorporar. Todo pasamos tiempo sentados delante del ordenador, leyendo o viendo la tele. Y es muy posible que mientras lo hacemos queramos beber algo. Pero tenemos que elegir una bebida saludable, rica y natural que no tire por la borda todo el sacrificio del día. La bebida de la gente que se cuida es el té.

Pero ¿vale cualquier té? ¿Cómo de natural es ese té rojo con sabor a tarta de queso y frambuesas que compré el otro día? ¿O el té verde con un intenso sabor a mango y coco donde no se ve ni mango ni coco por ningún lado? Sí, como imaginas estos dos son muy malos ejemplos de té. Bolsitas de té quizá mezcladas con algún pedazo de fruta para disimular que no le están dando ningún sabor al té. Sus pronunciados sabores se deben a aromatizantes químicos añadidos a tés de muy baja calidad. Y es que ¿para qué usar té de calidad cuando vamos a añadir sabores artificiales?

Muy relacionado, ¿por qué añadimos endulzantes u otros sabores al té? Porque el té de bolsita de baja calidad es amargo. Es normal añadirle un toque dulce o hacer un delicioso Chai Latte, pero no te dejes engañar, el buen té no necesita nada más. Prueba y descúbrelo por ti misma.

 

 

El buen té existe y sólo hay que buscarlo, pero no en el supermercado. No lo encontrarás dentro de bolsitas, el buen té es a granel, tal y como se descubrió hace milenios. Té tratado con cuidado para conservar sus hojas intactas y que desplieguen todo su sabor. Té que se va desplegando y puede infusionarse muchas veces. Y con una gran variedad que no te permitirá aburrirte: tés verdes, Oolong, rojos  y negros. También blancos o misteriosos como el puer.

 

Cuáles son los tipos de té que existen

Todos los tés provienen de la misma planta, la Camellia Sinensis. Otras infusiones como rooibos y herbales no se consideran tés sino tisanas. Dentro de la Camallia Sinensis hay muchas variedades, como rosas de diferentes formas, tamaños y colores pero todas rosas. Lo que otorga a un té su “color” no depende de la variedad sino de cómo ha sido procesado. Por ello ¡las combinaciones son infinitas!

  1. Té verde: el más popular y conocido por su carga de polifenoles. Té que apenas se ha oxidado. Con sabores vibrantes y frescos, sencillos y puros. Desde los sabores marinos de los tés verdes japoneses a las notas cálidas vegetales de los delicados tés verdes chinos. Sin dejar de mencionar al famoso Matcha, té verde japonés molido. Como norma los verdes suelen ser tés altos en cafeína (o teína), sobre todo el Matcha, casi comparable a un café y perfecto para despertarte por la mañana.
  2. Té blanco: los blancos son tés apenas procesados que han sido secados al sol. Con un cierto grado de oxidación natural, suelen ser muy delicados y sutiles, dulces y refrescantes pero con una gama de sabores y cualidades muy variadas. Los tés blancos más famosos como el “Aguja de Plata” están compuestos de delicados brotes y tienen un contenido de cafeína bastante alto. Un tipo de té que está experimentando un boom en los últimos años.
  3. Té rojo: conocido como rojo en China o negro en occidente e India. La hoja se amorata, se mueve y enrolla hasta que adquiere un color oscuro que produce un líquido rojizo. Sabores mucho más cálidos y reconfortantes: de frutos secos, especias como canela, frutas maduras y dulzor de miel. Mención especial para los tés rojos de Taiwán como el Té Rojo Jade.
  4. Té Oolong: el rey de los tés. Si cada té es un mundo en sí mismo el Oolong sería el universo. A veces llamado té azul es un té que está a medio camino entre los verdes y los rojos. Pero este medio camino es muy muy amplio. Puede ir desde oxidaciones muy bajas, casi de té verde, a oxidaciones propias de tés rojos. Ciertos Oolong suelen considerarse tés bastante bajos en cafeína debido al procesado que suele ser más complejo que en el resto de los tés. Si quieres saber más sobre el fantástico mundo de los tés Oolong no dudes en pasarte por PruebaTé, té de verdad, de Taiwán a tu casa.
  5. Té puer: los tés puer se recogen como tés verdes de una zona específica de China que con el tiempo o un procesado determinado han fermentado. Tés difíciles de entender al principio, puede que los hayas visto en “tortas de té” prensados y con formas redondeadas. Te recomiendo conocer bien los demás tipos antes de adentrarte en el puer pues hay muchas falsificaciones.

Propiedades y beneficios del té

Al provenir de la misma planta todos los tés tienen propiedades muy similares. Cómo se cultiva y cómo se procesa afecta a sus cualidades pero de una forma menor. Así que no te lo creas cuando te vendan un té milagroso, todos son igual de sanos. A no ser que ese “té milagroso” lleve ingredientes artificiales tales como aromas. Asegúrate de que sea natural y de calidad.

  1. El té no es milagroso: el té previene pero no cura. Bebe mucho té para disfrutar y no caer en tentaciones poco sanas.
  2. Cafeína y teanina: el té contienen menos cafeína que el café pero además aporta teanina, una sustancia propia del té y que suaviza y prolonga su efecto.
  3. La cafeína acelera el metabolismo hasta, un metabolismo más rápido significa mayor quema de grasas. Siempre prueba y escucha a tu cuerpo, no le sienta igual de bien a todo el mundo.
  4. Antioxidantes: tés oxidados (rojo y oolong) y sin oxidar (verdes y blancos) tienen diferentes concentraciones de antioxidantes.
  5. GABA: un compuesto descubierto recientemente, ayuda a controlar la presión sanguínea.
  6. Vitaminas como C, E y caroteno.
  7. Minerales como flúor.

¿Qué hay más reconfortante que sostener una taza calentita de tu té favorito? O ¿empezar el último libro de tu escritora favorita con un té a tu lado? Los beneficios del té son muchos, pero el placer de tomarlo sabiendo que es un placer sano es incomparable.

 

Deja un comentario

Your email address will not be published.